Homilía: A ti te digo… levántate PDF Imprimir
Noticias

p.bascope.jpgSistema Maná 29.6.09.- Este domingo el mensaje del Evangelio invita a los bautizados a escuchar las palabras de vida que Jesús pronuncia al devolver la vida a aquella niña muerta cuando la toma de la mano y le dice: A ti te digo niña,  levántate.
Esas palabras y actitud de Jesús trasmiten vida, levantan, fortalecen el espíritu y denota una cercanía con nosotros.


1. La Palabra de Dios viene a nuestro encuentro e ilumina nuestra mente y el corazón.

Hoy en este día del Señor, en este domingo la palabra de Dios viene a nuestro corazón y nos da una hermosa lección sobre la fe.

 

2. Hemos escuchado este texto tomado del evangelio de Marco, es la narración de aquel hombre de aquel funcionario jefe de la sinagoga que suplica a Jesús primero porque sane a su hija y lo conduce hacia su casa.

 

3. Luego es el mismo Jesús en casa del este jefe que no solamente sana a la niña sino que la devuelve a la vida. En este episodio encontramos un ambiente muy pintoresco, el lago, Jesús está a la orilla de este hermoso lago de Genesaret, mucha gente había acudido a él seguramente sabiendo de las noticias y hermosas predicaciones de Jesús.

 

4. En este contexto se acerca Jairo, se pone de rodillas delante de Jesús, esa es una actitud fundamental  que debemos aprender de esta persona, colocarnos de rodillas de frente al Maestro porque descubre en aquel Maestro que no solamente interpreta bien las sagradas escrituras sino que habla con autoridad, que no solamente es un maestro como los maestros de la ley sino que la palabra del Cristo penetra el corazón de los demás por eso Jairo se pone de rodillas y le suplica al Señor.

 

5. No les parece a ustedes hermanos y hermanas que también nosotros debemos más de una vez reconocer en Cristo el Señor a nuestro Salvador y postrados de rodillas en adoración, en súplica pedirle tantas cosas que necesita nuestro corazón.

 

6. Será que nosotros creyentes en Jesús de Nazareth, el Maestro y que le suplicamos con el corazón que le pedimos al Señor Jesús, será que nuestra fe hace que nosotros postrados de rodillas le pedimos que el Señor venga y cure nuestras enfermedades.

 

7. Jesús al ver la fe de este hombre lo acompaña hasta su casa, al escuchar la suplica de este hombre se dirige para curar a su hija, ¿que sucede aquí?, Jesús no solamente cura de sus enfermedades y dolencias externas sino que nos salva y nos redime.

 

8. Jesús siente compasión, Jesús es la misericordia de Dios Padre, Jesús manifiesta el amor del Padre para eso ha venido, tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, Jesús entra  a la casa, se queda con la niña muerta y aquí suceden dos gestos importantes: la palabra y el tomarla de la mano.

 

9. Jesús le dice: Niña a ti te digo, levántate; es la palabra de Dios Jesús el Verbo eterno del Padre pronuncia una palabra que es Vida y aquello que pronuncia se realiza porque es el hijo de Dios. Jesús pronuncia con fuerza estas palabras como se repetirá nuevamente en el evangelio de San Juan en el momento que dice a Lázaro: levántate

10. Son las palabras del Maestro, son las palabras de Jesús; Pedro en alguna ocasión ha dicho: Señor a quien vamos a ir…tú solamente tienes palabras de vida eterna. Debemos nosotros hermanos y hermanas escuchar la palabra del Maestro que tiene palabras de vida, palabras de Dios, creer en al eficacia de la palabra.

 

11. Jesús pronuncia estas palabras: A ti te digo niña, levántate; es la palabra viva y eficaz que quiere darnos vida a nosotros que estamos postrados muchas veces enfermos no solo de enfermedades mortales sino espirituales. Pero Jesús hoy nos repite en esta niña: a ti te digo, levántate.

 

12. ¿Sabremos escuchar la palabra de Dios?  ¿Sabremos escudriñar la palabra de Dios que es viva y eficaz?...pero no solamente está aquí la palabra sino que Jesús expresa su salvación y cercanía con un gesto: toma de la mano a la niña y la levanta. Jesús nos toma de la mano y nos levanta, el gesto que hace Jesús es un gesto maravilloso de cercanía, Jesús el Verbo de Dios, la palabra de Dios viva y eficaz ha puesto su morada entre nosotros, se acerca a nosotros, siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Cristo siendo Dios se humilló, se abajo, descendió y tomo las manos de esta niña   y a través de ella quiere tomar nuestras manos para levantarnos.

 

13. Jesús quiere tocarnos y al tocar a esta niña muerta experimenta la frialdad de la muerte, al humanidad muerta, es más Jesús tomando la condición de esclavo se anonado, se humilló hasta una muerte de cruz. Jesús entra y toma y hace experiencia de esta muerte, se acerca a la niña la toma de la mano, es un gesto expresivo, he ahí la fe.

 

14. Que significa esto?,  que Dios quiere hacer participe a todo la humanidad para que tocándonos Jesús, tocándonos la palabra de Dios hecha carne, rozando con nuestra humanidad experimentemos y sintamos aquello que es el amor de Dios.

 

15. Jesús no solamente dice: levántate; sino que la fuerza de su palabra viva y eficaz levanta la dolencia de la humanidad, da fuerza a la fragilidad, da vida a esta niña muerta, el es la esperanza que salva en Cristo la humanidad debe poner su esperanza, Él tiene palabras de vida eterna y las traduce en gestos que dan vida.

 

16. Las palabras de Jesús penetran nuestro corazón, los gestos de Jesús salva y redime de una herida y muchas veces de una enfermedad mortal, he ahí que al momentos la niña se levantó, he ahí que al momento de escuchar las palabras y percibir el gesto el tacto la mano de Jesús que la levanta la niña se pone en pie, recobra la vida y esa vida la entrega la dona la regala Jesús.

 

17. Yo he venido para que tenga vida y la tengan en plenitud y en este día del Señor con este hermoso episodio el Señor nos habla al corazón, el Señor se acerca y quiere tocarnos la manos. ¿Cuantos jóvenes yacen como esta niña muertos o enfermos, cuantos cristianos necesitan una vez más escuchar la voz del Señor, cuantos jóvenes hoy necesitan que hoy les tiendan la mano y lo levante?...pues bien la iniciativa la tiene Jesús de Nazareth, el Hijo de Dios, para eso ha venido para rescatarnos y levantarnos.

 

18. Hoy Jesús nos dice: levántate; y no solamente pronuncia sino que Él para que nos reencontremos con Dios nos toma de la mano, cuan importante es sentir la palabra de Dios, cuan importante es dejar que el Señor nos tome de la mano y nos levante. Y ahora tras este milagro que también se debe cumplir en nuestras vidas, ¿qué debemos suplicar?.  Debemos suplicar como el salmo: te ensalzaré Señor porque me has librado, te daré gracias Señor porque eres mi salvación, a ti Señor cantare un cántico de alabanza, Señor te doy gracias por siempre.

       

 

19. Hoy Jesús se acerca, nos habla al corazón, nos toma de la mano y nos da la vida, recibamos a Jesús el Señor, dejemos que entre en nuestra casa y nos hable y nos levante a una mejor y nueva vida, el Señor ha venido para redimirnos y salvarnos, demos gracias a Dios nuestro Padre que tanto amo al mundo que nos dio a su único Hijo como nuestro Dios y salvador.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Sistema Mana - Informacion de la Iglesia Católica en Bolivia, Powered by Joomla! and designed by SiteGround Joomla Templates